MENU
Publicaciones
Otros

¿Por qué la Equidad de Género sigue siendo un issue?

¿Por qué la Equidad de Género sigue siendo un issue?

Tal parece que la equidad de género es un tema que sigue dando de qué hablar en las organizaciones, incluso entre las Mejores Empresas para Trabajar® en México.

A pesar de que ha habido avances en el tema, particularmente en el sector público en donde el 42% de las curules en el Congreso son ocupadas por mujeres a comparación de los parlamentos a nivel mundial (23% de participación de mujeres), es una realidad que México presenta un rezago importante a nivel global, al ocupar en 2014 el lugar número 80 de 142 en el Ranking Mundial de Igualdad de Género del Foro Económico Mundial.

Y, ¿qué sucede dentro de la esfera laboral? Las respuestas en este sentido reflejan que, en efecto, siguen presentándose áreas de oportunidad importantes, incluso dentro de las Mejores Empresas para Trabajar®, y que el trabajo para crear un sentido de equidad e inclusión en el contexto laboral sigue lleno de retos.

Las mediciones 2016 de la Encuesta de Ambiente Laboral Trust Index® de las Mejores Empresas para Trabajar® presentan 5 argumentos reveladores de la equidad de género en las organizaciones, que responden en gran medida por qué sigue siento este tema, un importante issue en México:

  1. La participación de las mujeres en las organizaciones sigue siendo baja en relación a los hombres: Sigue siendo una realidad que la participación de las mujeres en el mercado es más baja que la de los hombres. De acuerdo con datos de Great Place to Work®, en 2016 se reportó una participación de 33% de mujeres en las empresas de 500 a 5000 colaboradores y Multinacionales, mientras que el porcentaje en las empresas de más de 5000 colaboradores fue del 37%.

A este respecto se encuentra una similitud a las cifras reportadas por el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), en la cual se reporta una participación femenina del 38% en la Población Económicamente Activa (PEA).

  1. Las mujeres siguen ubicándose en gran medida dentro de los roles tradicionalmente considerados como “femeninos”:  La industria en donde se identifica más mujeres que hombres es el de las Organizaciones no gubernamentales (ONG´s), en donde existe una diferencia de 33% con respecto a los hombres. Otros sectores donde existe una menor brecha de género son Retail, Cuidado de la Salud y Servicios Profesionales, en los que la diferencia promedio de 3% mayor de hombres que de mujeres.

En contraste, aquellos sectores donde existe mayor presencia de hombres son Minería y Cantera, Manufactura y Producción, así como Transportes, donde existe en promedio una diferencia de 63% con respecto a las mujeres.

Este fenómeno ha sido estudiado incluso, desde la óptica de la Psicología del Mexicano, bajo el argumento de que existe una influencia cultural en la mujer, ubicándola en un rol de cuidadora o protectora de otros, lo que genera la tendencia de la ocupación de roles considerados como “femeninos” (en sectores como educación, salud, soporte administrativo, y de servicios), y no en trabajos que representan roles “masculinos”, como en áreas de producción o construcción[1].

  1. La participación de las mujeres desciende en la etapa reproductiva o típicamente asociada al cuidado de los hijos: Frecuentemente debido a creencias relacionadas al cumplimiento de los roles de esposa-madre-profesionista, se identifica una disminución de la participación laboral de la mujer de acuerdo a su edad.

Incluso, la maternidad desde el punto de vista técnico puede ser percibido como un estado de “incapacidad” y “no disponibilidad”, aunado a que muchas organizaciones pueden considerar los costos relacionados a la maternidad como “demasiado altos”.

La mayor proporción de mujeres ocupadas en las organizaciones se encuentran en los rangos de edad de entre los 21 y 34 años de edad (41.5% de la población total), la cual disminuye 11% dentro del siguiente rango de edad (de 35 a 44 años).

  1. Las mujeres reconocen que falta apoyo en equilibrio de vida y desarrollo profesional: Sumado al punto anterior, en los hallazgos se identifica que, dentro de los aspectos evaluados como menos favorables en la encuesta Trust Index® se encuentra el equilibrio de vida, específicamente en las mujeres de 26 a 34 años de edad.

Dicha percepción puede presentarse en respuesta a la falta de apoyo por parte de las organizaciones y líderes, falta de beneficios enfocados a la calidad de vida, dificultades de las mujeres para conciliar la vida laboral y familiar, entre otras.

Otro aspecto que presenta una menor satisfacción por parte de las mujeres es la referente a la capacitación u otro tipo de desarrollo para apoyar el crecimiento profesional por parte de las empresas, encontrando que dicha percepción se da sobre todo en las líderes de las empresas. Además, se suma al hecho de que, aún en las Mejores Empresas para Trabajar® existe un promedio de 25% de líderes del género femenino con relación a un 82% del género masculino. 

  1. Las mujeres perciben un mayor “favoritismo” con respecto a los hombres, especialmente en ascensos: Otra percepción que revelan las mujeres (en su mayoría Directoras, Gerentes y Jefas de área) es la de favoritismo por parte de los jefes, sobre todo en la cuestión de ascensos. Por otra parte, perciben que no se les retribuye de manera justa (percepción más marcada en la Alta Dirección).

Similar a los puntos anteriores, dichos señalamientos concuerdan con cifras de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), que mencionan que las mujeres ganan actualmente un 16% menos que los hombres en la región.

Como se puede ver, la equidad de género sigue siendo un issue en nuestro país, como consecuencia de factores culturales e históricos que generan la aparición de estereotipos y etiquetas que crean barreras y traen como resultado discriminación y falta de oportunidades en relación al género.

Más que ser un motivo de preocupación, debe ser un motivo de ocupación para las organizaciones de todos los sectores y tamaños, tanto a nivel nacional como internacional para sumar esfuerzos y emprender acciones en pro de la igualdad de oportunidades, inclusión y fomento de la diversidad.

Además es un tema sumamente importante para el desarrollo sostenible de la sociedad de manera global, y fundamental para el cumplimiento de los derechos humanos de hombres y mujeres.


[1] Op. Cit. Rodríguez, M.: Ramírez, P. (2004).  Psicología del Mexicano en el Trabajo. México: Ed. McGraw Hill. 2nda. Edición.