MENU
Publicaciones
Otros

La maternidad en el trabajo, construcción y realidad

La maternidad en el trabajo, construcción y realidad

En México aún hay mujeres no contratadas por estar embarazadas y desigualdad económica por tema de género, pero saber que estos temas llaman hoy nuestra atención, ya es una razón positiva para seguir hablando de ello…

El desarrollo y adopción de nuevas prácticas es labor diaria en las organizaciones y la maternidad en los lugares de trabajo es un asunto de Salud Pública que las organizaciones no pueden dejar de atender.

Los excelentes lugares de trabajo en interés de atender de forma más integral el proceso de gestación, nacimiento y lactancia; saben que la inversión para que las madres viven plenamente esta etapa, es también parte de su desempeño, considerando en dichas prácticas diferenciadoras hasta a los padres de familia.

Entre las iniciativas que las organizaciones mexicanas implementan (más allá de las señaladas por la ley), existen otro tipo de apoyos que van desde la extensión del periodo post-natal (con y/o sin goce de sueldo) hasta cursos para madres primerizas, kits de maternidad, lugares preferenciales de estacionamiento, ampliación del descanso por maternidad en caso de nacimiento múltiple o consideración de edad del bebé en jornadas de la misma duración (a los cuatro meses laboran cuatro horas y así sucesivamente hasta llegar a 8).

Algunos sectores han tomado la delantera en este tipo de implementaciones, por ejemplo, el hotelero, quien ha adaptado espacios acogedores como salas de lactancia e iniciativas de snacks saludables preparados por el área de room service para la buena alimentación de las colaboradoras.

Para los padres ha sido también una importante apuesta, algunas organizaciones consideran ajuste en la jornada laboral (6 horas) durante los primeros meses de vida del bebé o trabajo remoto.

Como en otros ámbitos la innovación y apertura a la diversidad no se detendrá y sabiendo que las familias no solo nacen sino se hacen, existen organizaciones que apoyan a hombres y mujeres que realizan procesos de adopción de menores con apoyo económico y/o el beneficio de disfrutar de algunas semanas libres con goce de sueldo.

No es aún un trayecto muy transitado por el grueso de las organizaciones, pero cada esfuerzo allana el camino en un mundo diferente que exige pensamientos distintos y promete como resultado mejores personas, mejores sociedades, mejores negocios y, sin duda, un mejor mundo.