MENU
Publicaciones
Otros

La cultura del aprendizaje continuo: empodérate de tu desarrollo

La cultura del aprendizaje continuo: empodérate de tu desarrollo

Hola ¿Cómo estás? ¿Todo sigue igual? Seguramente algo cambió mientras pensabas tu respuesta y por este motivo quiero compartir contigo sobre un tema relevante y que quizás no lo habías considerado, la cultura del aprendizaje continuo.

En cada uno de los 1,440 minutos que tiene el día, aunque no te lo parezca, pueden estar pasando millones de cosas. Por ejemplo, por cada minuto que te lleve leer este artículo se suben 270 mil fotos a Facebook según un estudio realizado por Photoworld. Seguro que algo está pasando en este momento que puede influir en nuestro trabajo o vida personal ¿no crees?

Y, ¿cómo mantenerte al paso de este mundo interconectado y cada vez menos predecible? Te comparto tres puntos que deberías considerar para que te empoderes de tu desarrollo y te mantengas permanenteMENTE actualizado.

1) El cambio no lo detendrás y cada vez es más rápido.

Hace 30 años era común encontrar en una casa un tocadiscos, un walkman y televisores con pantallas grandes. En el 2010 la televisión abierta o por cable era el medio masivo para consumir contenidos y para ver tu programa o serie favorita requerías estar a determinada hora y esperar semana con semana para ver un capítulo nuevo algo que las generaciones nuevas nunca han visto o vivido.

Hoy, todos esos artículos y servicios los puedes consumir en un solo producto en un teléfono inteligente o en una tableta, facilitando nuestro trabajo, siempre y cuando aprendas a utilizarlos.

Las cosas han evolucionado y así seguirán. Y y tú, ¿te estas adaptando? ¿estás aprovechado los cambios que suceden a tu alrededor?

El mundo sigue y es tu decisión tomar el paso, aprovechando cada día para mantenerte permanenteMENTE actualizado y empoderarte de tu desarrollo, el mundo no te va a esperar.

2) Tú puedes ganarle al cambio.

En 1980 los planos arquitectónicos todavía se hacían con papel y lápiz. Dos años después apareció el dibujo asistido por computadora, revolucionando la forma de crear los proyectos. Si fueras arquitecto ¿serías de los que siguen usando el papel y lápiz?  ¿Has conocido algún Contador que utiliza la sumadora porque el Excel no es confiable?

Elegir no actualizarte puede significar estancar tu desarrollo y desacelerar tu crecimiento, porque las organizaciones miden nuestro nivel de competencia por la forma en la que nos desempeñamos y las herramientas que utilizamos para trabajar.

La actualización te hace demostrar estas competencias y habilidades que, a su vez, brinda la confianza necesaria para crear excelentes lugares para trabajar.

Ganarle al cambio no consiste en dejar de hacer todo lo que sabes. Es reconocer que necesitamos aprender, desaprender y reaprender todo el tiempo, que es necesario aprovechar los medios y estar pendientes de los cambios que afectan nuestra área de experiencia.

3) Mantén tu mente abierta.

Significa tener curiosidad intelectual constante, para evitar que salgas del juego, que te quedes a medias o fuera de lugar.

Aprender es un acto de humildad. Porque aquel que diga que lo sabe todo, difícilmente podrá adquirir nuevos conocimientos.  Bien dijo Albert Einstein: “La mente es como un paracaídas, sólo funciona si la tenemos abierta”.

Representa adquirir habilidades que te sirvan y usarlas para un bien común.

Cada minuto cuenta. Ahora, ¡ve y empodérate de tu desarrollo!