MENU
Publicaciones
Otros

“Cuando sea grande voy a trabajar como profesor virtual” Los niños y las niñas de hoy, en el trabajo del futuro

“Cuando sea grande voy a trabajar como profesor virtual” Los niños y las niñas de hoy, en el trabajo del futuro

Millennials, la palabra que tanto está de moda y que además de marcar tendencia en la historia de la humanidad, genera preocupación para ciertos sectores conservadores que vislumbran panoramas poco alentadores, ante una generación que se está haciendo cargo del nuevo orden mundial.

“Seguimos tan atentos a la generación Millennial que estamos perdiendo la oportunidad de observar a los niños del futuro”, fue la reflexión justo en el momento que Daniel Honciuc Menéndez, un niño de 10 años que actualmente cursa el Bachillerato Nacional, lanzaba su pitch para presentar su emprendimiento “Education Winners” en el Congreso Latinoamericano de Engagement con Millennials.

Emprendimiento dentro y fuera de las organizaciones

Durante dos días a Daniel no se le vio depender de un dispositivo móvil, por el contrario, atendió a todas las ponencias e interactuó con gran habilidad social. Concluirá el bachillerato en dos años, toma cursos avanzados de matemáticas, es inquieto, extrovertido y juguetón, sus hobbies son la programación y la robótica. Él cree que las aplicaciones educativas son un mundo de oportunidades de emprendimiento.

El trabajo de la persona dejará de pertenecer a una sola organización, se convertirá en un modelo de trabajo abierto, diversificado, de múltiples posibilidades enlazadas a emprendimientos; al menos es lo que se deja entrever. 

Llevaremos el trabajo a un nuevo nivel

La Internet, negocios Per to Per, el uso aplicaciones, la universalización del código abierto, entre otros serán factores relevantes para la creación de empleo. Los fenómenos que transformarán (o ya están transformando) el concepto de trabajo, forzarán a que las personas se adapten y adopten una concepción del trabajo como una actividad de vida.

La mayoría de la población vivirá en ciudades. Enormes condominios con gimnasios, centros comerciales, escuelas y espacios de trabajo colaborativo concentrarán todo lo necesario para evitar desplazamientos a un lugar físico para trabajar.

El talento se convertirá en estrategia de negocios. Los logros académicos serán superados a nivel curricular por habilidades transversales, programación, comunicación, creatividad, manejo de redes sociales. El aprendizaje continuo será una necesidad para alcanzar objetivos.

Apertura total al Blockchain. Contratos Inteligentes, Criptomonedas y Freelancers abrirán las posibilidades a trabajar para diferentes empleadores y proyectos al mismo tiempo. El uso de la Inteligencia Artificial colocará a las personas en los trabajos más adecuados a su perfil y experiencia.

Reuniones virtuales: Superficies interactivas que desplegarán hologramas y avatares en 3D, permitirán la relación con colaboradores desde cualquier lugar. Esto permitirá que en el trabajo colaborativo se pueda sumar una gran diversidad de talento global.

Un nuevo orden organizacional

El concepto de autoridad y liderazgo está siendo alterado en la percepción de los niños. Los profesores pasaron de ser figuras de autoridad a facilitadores del aprendizaje en el aula. La Internet está dando a los niños el poder en la palma de sus manos, ellos son capaces de autogestionar y alcanzar un nivel de independencia. La figura de los padres y madres va disolviéndose de la  posición de mando a ser un miembro más dentro de la comunidad familiar.

Las organizaciones dejarán de tener estructuras verticales, la figura de liderazgo dejará de pertenecer a una persona  para ser asumida por todos, los esquemas de trabajo colaborativo y el aprovechamiento de las habilidades de cada persona constituirán el activo más importante para el negocio. La toma de decisiones será descentralizada en la que participan todos los trabajadores.

Los empleos sociales

Sara Buitrago tiene 18 años, en Colombia ganó el primer lugar de “KidsMBA 2017” con un proyecto de emprendimiento de enfoque social, consiste en una forma diferente de hacer turismo, un turismo de intercambio llamado WÜ HWÍIT que significa “Dar Nosotros” en lengua Nukak. Su propuesta radica en llevar turistas a comunidades locales en las cuales se les dará albergue y comida, a cambio de prestar un servicio comunitario de acuerdo a su campo comunitario. Así un médico podría tomar vacaciones en una paradisiaca playa y atender consultas de salud a los lugareños.

Esta es una muestra de la perspectiva social y comunitaria que tienen los infantes en 2018. En el empleo del futuro no solamente se buscará la remuneración económica o el salario emocional como beneficio propio; la tendencia será que el trabajo genere beneficios para el bienestar de todos, modelos de intercambios remotos y fuentes de economía compartida.

Las organizaciones, empresas e instituciones de gobierno se encuentran en una carrera contra reloj, en la que en menos de 20 años deberán transformarse para la adecuación a las necesidades del nuevo milenio y convertirse así en empresas más competitivas, más rentables y mejores lugares para trabajar[1].

Y sí, los niños y niñas del futuro hoy también están soñando con emplearse como Abogados de Social Media, Maestros Virtuales, Guías de Turismo Espacial, Especialistas en Control de Cambios Climáticos, Neuro Potenciador, Broker de Tiempo o Escritor de Personalidad para Inteligencias Artificiales[2].