MENU
Publicaciones
Perú

Organizaciones divertidas, resultados positivos

Organizaciones divertidas, resultados positivos

La diversión y el sentido del humor son inherentes al ser humano y forman parte de nuestra vida en general, lo cual incluye al trabajo. Sin embargo, en muchas organizaciones el tema de la diversión o el sentido del humor es considerado como “frivolidad” o incluso rechazado por muchos líderes y/o culturas laborales.

En el entorno laboral actual, competitivo y volátil, la mayoría de los colaboradores están expuestos a niveles de estrés muy elevados, impactándolos de manera negativa. De acuerdo con una encuesta realizada en el 2017 por la empresa GFK el 65% de los peruanos presenta al menos un síntoma de estrés durante la semana y 21% califica dentro de algún nivel de estrés (es decir, 3 o más síntomas recurrentes), además, la Organización Mundial de la Salud (OMS) informa que el 25% de los infartos en el año se relacionan con enfermedades ocasionadas por estrés laboral.

Sin embargo, más que esperar que el lugar de trabajo se convierta en un lugar anárquico donde los colaboradores solamente “se la pasen bien” y deje de lado el cumplimiento de metas, se trata de saber cómo emplear el concepto de diversión en las organizaciones, así como entender las implicaciones y beneficios de un lugar de trabajo donde se vive un ambiente con sentido del humor y, al mismo tiempo, se excedan los resultados del negocio.

¿A qué se refieren estos conceptos dentro del contexto laboral?

Los conceptos de sentido del humor y la diversión aplicados al trabajo han sido objeto de muchas investigaciones. El sentido del humor en el trabajo se refiere a momentos específicos o comunicaciones (verbales y no verbales) que generan respuestas cognitivas (pensamientos) o emociones (sentimientos) positivas para otra u otras personas (Huang, Kuo y Wen-Ching, 2011; Romero y Cuthirds, 2006). La diversión se refiere a todas aquellas actividades o tareas de naturaleza social, lúdicas y/o divertidas que se llevan a cabo en la organización y que generan placer, disfrute o gozo en una persona (Fluegge, 2008; Wolf, 2008).

A pesar de la diferencia entre los dos conceptos, ambos tienen que ver con promover relaciones positivas dentro del lugar de trabajo, derivado de momentos o actividades que brinden al colaborador disfrute en su jornada laboral, de manera individual o grupal. Ambos conceptos aún no son 100% aceptados por muchos líderes (sobre todo en organizaciones con culturas laborales tradicionales), pues relacionan estos conceptos con falta de productividad, bajo nivel de compromiso en el trabajo o incumplimiento de metas. Esto, aunado a la creencia de que “la diversión significa perder el tiempo” o que “en la organización se trabaja, no es un club social”, hacen que exista cierta renuencia por crear ambientes laborales divertidos. A pesar de ello, la diversión en el trabajo ha sido tomada muy en serio por organizaciones altamente productivas y rentables; como ejemplos se encuentran en Estados Unidos: Southwest Airlines, Sun Microsystems, Aflac, Camden Property Trust, Zappos.com y Perkins Coie, entre otras y como ejemplos en Perú: Marriott Perú, Natura, Supermercados Peruanos… empresas donde la diversión y felicidad son parte de su filosofía.

Estas empresas viven culturas donde existe un alto grado de colaboración, camaradería y donde se fomenta la diversión como estrategia para generar cohesión y sentido del humor entre los colaboradores, así como para generar un ambiente propicio y ser empresas rentables y productivas.

Por otro lado, es importante tomar en cuenta que los estilos de trabajo también han cambiado a lo largo del tiempo. La generación Millenninal no solamente busca trabajar o cumplir objetivos, sino que busca aprender, explotar su talento y liberar su creatividad dentro de un entorno donde pueda disfrutar de ello; además poseen gran interés en compartir el aprendizaje, es así que buscan ambientes colaborativos y diversos. Esta generación posee mucha vitalidad y movilidad, por ello es importante que las organizaciones creen ambientes de trabajo suficientemente atractivos para poder retener al talento que es cada vez más volátil.

Del chiste a la funcionalidad: Sentido del humor

Es cierto, el sentido del humor puede ser considerado frívolo en muchos aspectos, pero ¿y en el trabajo?, ¿tiene alguna funcionalidad o beneficio? Muchas investigaciones señalan que sí. El sentido del humor, más que un conjunto de simples chistes sin sentido es una forma de intercambio de respuestas positivas entre los colaboradores y actúa como un agente que ayuda a reforzar las relaciones interpersonales dentro de las organizaciones. Además, al fomentar pensamientos o emociones positivas, ayuda a liberar el estrés y/o ansiedad acumulada en los lugares de trabajo, ya sea por algún acontecimiento importante o simplemente la tensión acumulada en el día a día. Entre los beneficios que “un buen sentido del humor” puede generar en los lugares de trabajo se encuentran:

  • Fomentar la socialización y las relaciones positivas en el trabajo: Este aspecto puede preocupar a muchos líderes en las organizaciones por considerar que puede generar “mucha plática y poca acción” o que los colaboradores pierdan el enfoque hacia sus actividades. Sin embargo, de acuerdo a Great Place to Work®, la percepción de pertenecer a un lugar donde se disfruta trabajar y la colaboración están positivamente correlacionados. Es algo que tiene sentido, ya que los seres humanos somos sociales por naturaleza y necesitamos la aceptación de otros, ello se conoce como sentido de pertenencia al grupo y/o a la organización. El reforzamiento positivo dentro del grupo hace que la ansiedad y/o angustia ante amenazas externas sea menor, lo que genera cohesión grupal, colaboración y un mayor sentido de comunidad o equipo. De acuerdo a nuestro estudio de Ambiente y Cultura Organizacional Trust Index®, el 91% de las organizaciones se celebran eventos especiales de integración para fomentar relaciones positivas.
  • Reforzar el mecanismo para enfrentar cambios: Un ambiente socialmente positivo reduce el miedo y la ansiedad que pueden provocar los cambios, lo que genera que el equipo crea firmemente que “estamos todos juntos en esto”. La cohesión organizacional provocada por un ambiente donde se utilice el sentido del humor para tratar de manera positiva temas difíciles para la organización, hace que el cambio sea mejor aceptado por los colaboradores y que las transiciones sean más amigables, ello reduce, en gran medida, la tensión que pueda ocasionarse. Por otro lado, una experiencia positiva que genere un sentido de bienestar en el colaborador hace que las personas estén dispuestas a cooperar más a favor de la organización.
  • Promover un clima de apertura y accesibilidad: El sentido del humor en muchos casos rompe las barreras que puedan existir entre niveles jerárquicos, diferentes áreas funcionales o entre pares. Al romper estas barreras se genera apertura en la comunicación y accesibilidad en las personas, pues se identifican experiencias, situaciones o ideas en común, ayudando a construir confianza entre ellas. En este sentido, Great Place to Work® encontró una correlación significativa entre accesibilidad de los jefes y disfrute dentro del lugar de trabajo. Al romperse las barreras no sólo se genera camaradería, sino que se crean vínculos o experiencias únicas (grupales o individuales) creando conexiones emocionales que unen a las personas y generan reciprocidad entre ellas.  En las organizaciones encuestadas en el 2017, este rubro fue evaluado de manera positiva por los colaboradores. A la pregunta: “Este es un lugar entretenido donde trabajar.”, se obtuvo un 92% de favorabilidad.  Este es un indicador de que la confianza crea experiencias positivas, donde la gente disfruta laborar, trayendo un sinnúmero de beneficios para las organizaciones.
  • Estimular la iniciativa y creatividad de las personas: Cuando la comunicación se abre y se crean vínculos, se promueve un ambiente creativo. Es entonces cuando se fomenta un ambiente de escucha activa y de crítica constructiva. La gente, entonces, puede tener la suficiente confianza para generar espontaneidad en sus palabras o acciones, estimulando así la creatividad e iniciativa en las personas. Es interesante destacar que un ambiente donde pueden compartirse libremente ideas y pensamientos, también se relaciona positivamente el sentido de trascendencia, al hacer sentir a la gente que su participación hace una diferencia en la organización.
Promoviendo la diversión en el trabajo

La diversión en el trabajo es un tema que, paradójicamente, debemos tomar “en serio”. No se trata de lanzar iniciativas sin fundamento con el sólo propósito de hacer que la gente la pase bien; sin una dirección clara, se corre el riesgo de que la diversión genere efectos contraproducentes o que su uso pueda ser malintencionado. Para promoverla es necesario que se tomen en cuenta tres puntos clave:

  1. Que el concepto de diversión sea parte de la cultura de la organización y que las estrategias que se implementen provengan de la filosofía organizacional, de esta manera, será parte de la estrategia del negocio y se guardará la credibilidad organizacional.
  2. Generar un ambiente de confianza donde la gente pueda dar lo mejor de sí mismos y disfrutar de su lugar de trabajo. La diversión en el trabajo es un factor importante para el establecimiento de relaciones positivas. Sin embargo, para que pueda darse, es importante antes asegurar que existe un ambiente de trabajo caracterizado por la confianza. Es decir, que se vivan valores fundamentales como la credibilidad, imparcialidad, respeto, orgullo y camaradería; valores que constituyen el Modelo de Alta Confianza propuesto por Great Place to Work®.
  3. Una vez que su finalidad sea estratégica, puntualizar normas de comportamiento y/o códigos de ética organizacionales para establecer aquellos comportamientos aceptables y aquellos no esperados. Debido a su naturaleza, fácilmente puede ser mal utilizado por algunos miembros de la organización.
  4. Promover en los líderes la cultura del sentido del humor para que ellos mismos empujen la creación de ambientes positivos en sus áreas o equipos de trabajo.
Los Mejores Lugares para Trabajar…

Ponen en marcha programas, actividades y prácticas de naturaleza positiva que brindan al colaborador una experiencia positiva y agradable dentro del lugar de trabajo e impulsan la estrategia de la organización al mismo tiempo que soportan la cultura organizacional.

Existen momentos en los que pueden implementarse prácticas para impulsar la diversión en las organizaciones:

Celebración de éxitos individuales y/u organizacionales: Los excelentes lugares de trabajo consideran las celebraciones como estrategias para reforzar los objetivos, los valores y enfatizar la visión organizacional. Las celebraciones son un componente importante para que se genere un sentido de compañerismo dentro de las organizaciones, al mismo tiempo que se reconoce el esfuerzo y dedicación de los colaboradores. Además, son oportunidades para demostrar a los colaboradores que el trabajo que realizan tiene un sentido.

Por otro lado, las celebraciones individuales en el día a día por parte de los líderes, ya sea de logros o eventos importantes a nivel personal (nacimiento de un hijo, matrimonio, término de un grado de estudio, etc.) o laboral (término de proyectos, retroalimentación positiva de clientes, cumplimiento de metas), reflejan un interés hacia los colaboradores y demuestran que los colaboradores son valorados como personas; como ejemplos de mejores prácticas, existen empresas que organizan celebraciones muy originales que además de ser divertidas, son medios para reforzar valores y comportamientos.

Momentos de reconocimiento: También es destacable reconocer el buen trabajo y esfuerzo extra de las personas. Es una forma de reforzar los comportamientos deseados en la organización, darle sentido de trascendencia al trabajo de las personas y promover su sentido de bienestar dentro de la organización. Los momentos de reconocimiento son un impulso para los colaboradores. Ya sean formales o informales (estos últimos dentro de un marco, divertido y relajado) promueven la cohesión grupal y sentido de pertenencia dentro de las redes interpersonales en la organización.

Apoyo a la comunidad y medio ambiente: Los excelentes lugares de trabajo unen esfuerzos para compartir con la comunidad y el medio ambiente incluyen prácticas dentro de sus estrategias de Responsabilidad Social Corporativa donde se involucra a los colaboradores en estas actividades y se aprovechan estos espacios para fomentar la integración entre ellos en un contexto divertido y “extra laboral” haciendo incluso partícipe a la familia. De esta manera, además de apoyar a la comunidad, se fomenta el compañerismo, el trabajo en equipo, la creatividad y la socialización.

Eventos e involucramiento de la familia: Los excelentes lugares de trabajo ven a la persona como un todo y entienden la importancia que tiene compartir momentos divertidos y de esparcimiento con compañeros de trabajo. Incluso muchas de estas empresas involucran a la familia en dichos eventos a manera de fomentar el balance de vida. Estos momentos son fundamentales porque se estrechan las redes interpersonales en el trabajo, se crean momentos únicos y se libera la tensión del día a día.

Como estrategias de retención y fidelización: Las organizaciones que están conscientes que la diversión es un ingrediente clave para que el colaborador tenga una experiencia positiva en el trabajo, crean estrategias que contribuyen al fortalecimiento del Salario Emocional en los colaboradores.
Existen prácticas, iniciativas y beneficios originales y creativos que apuntan a generar bienestar a través de experiencias positivas y divertidas en el lugar de trabajo. Desde refrigerios, snacks, wellness rooms, salones de juegos, servicio de masajes, Happy Hour, esquemas de trabajo flexible, eventos de integración fuera del trabajo, actividades culturales, concursos de talento, actividades deportivas, comidas recreativas con la familia, actividades de responsabilidad social, entre otras actividades.

Gerencias de Diversión: En algunas empresas van más allá de prácticas informales y establecen áreas específicas encargadas de generar estrategias en torno a la integración y diversión, y/o presupuesto dedicado exclusivamente a promover la diversión en el trabajo. En Estados Unidos existe una empresa que va más allá en cuestión de reconocimiento, pidiendo a los colaboradores que, al ingresar a la compañía entreguen un “wish list” con las experiencias memorables que quisiera vivir en algún momento. Después de un logro extraordinario, la empresa hace realidad una de estas experiencias en beneficio de
colaborador.

Y, ¿Cuáles son los beneficios?

Es posible que muchas organizaciones no lleven a cabo estrategias con un tono amigable o incluso divertido por considerar que implica costos elevados y/o porque creen que, de esta manera, se corre el riesgo de perder el control o por temor a fomentar distracción en los colaboradores. Sin embargo, todo se fundamenta en el desconocimiento de los beneficios que puede tener la organización.

Entre los beneficios que se han reportado, se encuentran la influencia positiva en la creatividad, la motivación, el compromiso, la satisfacción laboral, el servicio al cliente, así como un impacto en la disminución de rotación, estrés y ansiedad. A manera de conclusión, la tendencia del mercado laboral actual apunta hacia el hecho de no buscar sólo oportunidades laborales para alcanzar los objetivos económicos que nos permitan divertirnos y ser felices al salir de la jornada laboral. Va en el sentido de formar parte de un escenario de alcance de metas y objetivos de negocio que también cimente su éxito al fomentar y compartir espacios de trabajo agradables que no sólo provean bienestar económico sino también felicidad y diversión a aquellos colaboradores que requieran satisfacer esta necesidad.

La visión del negocio y la visión del bienestar no están contrapuestos, sino que ambas visiones se complementan para contribuir a la formación de excelentes lugares de trabajo. Con su justa medida, es un aspecto cuya estigmatización hoy en día ha evolucionado. De lo transaccional a lo virtuoso, se trata de generar experiencias positivas consistentes para ayudar a que los colaboradores sean mejores personas y apostar por la creación de mejores sociedades y mejores organizaciones en nuestro país y en el mundo.