MENU
Publicaciones
Perú

Instalando la oficina en tu casa

Instalando la oficina en tu casa

Tips para crear una cultura de trabajo remoto

La actual coyuntura global de salud ha demandado que muchas empresas del sector público y privado en el Perú tengan que adaptarse rápidamente para establecer -como medida excepcional y temporal- la modalidad de trabajo remoto (también conocido como home office), a fin de proteger la salud de sus colaboradores y sus familias.

Si bien, desde hace varios años, se destacan como beneficios del trabajo remoto: el ahorro en energía e infraestructura, la reducción de tiempos de traslado y una mayor productividad de los colaboradores, es innegable que para muchos peruanos trabajar desde casa es aún una experiencia nueva, que no solo requiere cumplir con determinados aspectos tecnológicos, sino adoptar toda una cultura de trabajo remoto.

Por ello, en Great Place to Work®, compartimos contigo algunas recomendaciones para comenzar a construir una cultura de trabajo que permita a los colaboradores ser eficientes y productivos desde casa, cuidar su balance de vida personal-profesional, así como su salud física y emocional, teniendo siempre como base un liderazgo efectivo, valores y confianza entre los miembros del equipo:

  • La confianza es la piedra angular: La confianza es la base de toda organización considerada como un Gran Lugar para Trabajar. Del mismo modo, establecer una cultura de trabajo remoto requiere que se generen altos niveles de confianza en el equipo, a través de una comunicación constante y transparente, en la que se establezcan tiempos de entrega, se reporten avances, y se brinde retroalimentación efectiva. Para ello, los líderes deben conocer muy bien a los miembros de su equipo, tanto sus fortalezas, como el rol y las responsabilidades que éstos tienen en casa
  • La tecnología nos acerca: A pesar de que los clientes y miembros del equipo se encuentran físicamente lejos entre sí, la tecnología ofrece un gran espectro de alternativas para compartir archivos e información de gran tamaño (como Sendspace, Google Drive, WeTransfer, entre otros) y estar comunicados mediante teleconferencias (como Skype, Google Hangout, Zoom, Microsoft Teams, entre otros). Se puede aprovechar también estas herramientas tecnológicas para realizar actividades de camaradería, como compartir fotos y comentarios, que generen interacciones espontáneas y refuercen las conexiones emocionales entre los miembros del equipo.
  • Genera contextos y rituales culturales: Traslada de la oficina a tu casa algunos rituales que te ayudaban a ser eficiente durante tu jornada laboral, como comenzar a trabajar a una hora específica, tomar una taza de café, escuchar música o realizar pausas activas. Es altamente recomendable que evites trabajar en pijama o desde tu cama, a fin de que puedas ayudar a tu mente a estar más activa y se configure en “modalidad trabajo”.
  • Cuida la ergonomía y establece descansos: Define un espacio de trabajo, procura que esté lo más ordenado, ventilado e iluminado posible, así como lejos de distracciones (como la televisión) y utiliza una silla cómoda que contribuya a evitar contracturas o molestias físicas. Considera incorporar recesos para estirar tu cuerpo y desestresar tu mente, como, por ejemplo, empleando la técnica denominada “Pomodoro”, creada por Francesco Cirillo, a través de la cual divides tu jornada laboral en intervalos de 25 minutos de trabajo, llamados “pomodoros” (tomates, en italiano) seguidos de 5 minutos de descanso, los cuales se van alargando periódicamente.
  • Establece límites con quienes compartas la casa: Sé específico al transmitir a tu pareja, familia o roommate cuáles son los horarios en los que estarás disponible para socializar o realizar determinadas actividades domésticas, ya que deben entender que no estás de vacaciones o de descanso, sino trabajando desde casa. Asegúrate de agendar espacios durante el día para compartir con ellos, como durante una pausa activa, el desayuno o tu hora de almuerzo.

Indiscutiblemente aún existen determinadas posiciones en una organización que en la actualidad se desempeñan casi exclusivamente de manera presencial (como agentes de seguridad, personal de limpieza, choferes, etcétera), así como empresas que -debido a los sectores económicos en donde operan- no podrían implementar la modalidad de trabajo remoto en la mayoría de sus colaboradores (como empresas dedicadas a la construcción, minería, pesca, agroindustria, entre otras).

Es innegable que esta coyuntura global de salud ha generado un profundo sentido de urgencia en muchas organizaciones que ha hecho posible una mayor agilidad en la toma de decisiones -acompañada de una actitud de “aprendizaje sobre la marcha” y una buena cuota de confianza- para lograr implementar o extender el alcance del trabajo remoto -en aquellos casos en los que aplique- a fin de proteger la salud de millones de peruanos y a la vez cuidar la continuidad de las operaciones. Depende de cada uno de nosotros el contribuir a que esto suceda.