MENU
Publicaciones
Perú

Inserción laboral en las nuevas generaciones

Inserción laboral en las nuevas generaciones

Una de las principales problemáticas en la actualidad es la creciente tasa de desempleo observada en la Generación Z y Millennial. Así, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Hogares (ENAHO), los jóvenes entre 18 y 24 años presentan los porcentajes más altos en materia de desocupación laboral. Por otro lado, la OIT estima que la tasa de desempleo juvenil en Perú se calcula en aproximadamente 18%. Este es un panorama crítico, debido a que existe una nueva fuerza laboral que no se está insertando al mercado laboral o que lo hacen bajo la tipología del subempleo y en un contexto de informalidad.

Desde Great Place to Work® consideramos que éste es uno de los retos que las organizaciones tienen en la actualidad, y del cual no es posible desvincularse. En ese sentido, es importante reflexionar acerca de qué están realizando las empresas del mercado para facilitar la inserción laboral más joven, así como explorar qué tipo de experiencias laborales se les está brindando para asegurar la estabilidad laboral, así como promover su desarrollo profesional y personal.

En primer lugar, es importante señalar que la empleabilidad no es el único factor por el cual los jóvenes encuentran dificultades al momento de buscar empleo, existen otras variables: como el capital educativo, las reformas laborales, el estrato socioeconómico, la desigualdad económica/social, entre otros. No obstante, en este artículo solo se mencionará lo realizado por las empresas con las cuales trabajamos.

Es así como existen empresas que forman alianzas con fundaciones de corte educativo, las cuales se encargan de brindar capacitaciones y oportunidades de trabajo a jóvenes que provienen de contextos vulnerables. Por otro lado, existen iniciativas que tratan de captar a los estudiantes de universidades/institutos a través de programas donde forman parte de proyectos de mejora de cualquier área de trabajo de la empresa. Consideramos que ésta es una manera de poder empoderar a los jóvenes, y hacerlos partícipes de proyectos donde puedan explotar sus conocimientos y habilidades.

Así como la llamada generación Millennial, la generación Z también viene con un background distinto. Se encuentran en una sociedad tecnificada, que se retroalimenta cada vez más por la ciencia y la tecnología, y donde se necesitan colaboradores que estén alineados a esas tendencias. Por tal motivo, creemos que las empresas deben crear ambientes laborales donde prime la innovación y la flexibilidad, y donde se promueva la creatividad.

Resaltamos así los Laboratorios de Innovación, los cuales son necesarios al momento de plantear la creación de nuevos productos o servicios. Asimismo, los entrenamientos y las capacitaciones que la empresa pueda otorgar al colaborador son una propuesta de valor que permite el desarrollo profesional y que, aumenta la permanencia del colaborador en la organización. Asimismo, una forma de tomar en cuenta la perspectiva de este grupo etáreo es a través de la creación de espacios donde sea posible proponer e intercambiar ideas. Por último, creemos que los ambientes laborales más enriquecedores y motivadores son aquellos donde prima el conocimiento por encima del trabajo operativo. El objetivo es promover el aprendizaje participativo para que los colaboradores más jóvenes se sientan con la libertad de crear y proponer.

En resumen, creemos que es necesario formar a esta nueva generación con el objetivo que sean colaboradores calificados, donde se valore la diversidad y particularidad de cada uno. Además, las empresas deben esforzarse en cumplir con condiciones laborales justas y generar ambientes de trabajo donde primen las capacitaciones de calidad, donde los colaboradores sientan confianza en sus líderes, que se encuentren empoderados y con capacidad de crear e innovar.